ADIESTRAMIENTO A DOMICILIO

perros-gruñidos

El final del adiestramiento se consigue cuando el perro trabaja por afecto hacia su guía y no por metas egoístas, como serían conseguir comida o juguetes o, aún peor, evitarse tirones de correa. 

Las acciones se enseñan no solo por asociación de estímulos positivos o negativos con la conducta sino buscando la comprensión del perro del objetivo de la acción entrenada. 

Todo esto, además, da un nuevo marco a la relación con nuestra mascota, que empezará a trabajar en equipo de forma coordinada con usted, a utilizar sus capacidades cognitivas, a concentrarse, a auto-controlarse y, en general, a desarrollarse de manera que haga mucho más grata la convivencia con nosotros. 

En un adiestramiento a domicilio típico, el perro aprenderá a caminar de una forma tranquila junto a su tutor, a no tirar de la correa, a acudir cuando se le llama y a permanecer quieto en la posición de sentado o tumbado cuando se le solicita. La programación de las sesiones puede variar en función de las necesidades de tu perro y las metas que quieras conseguir.